Blog

AMOR POR SIEMPRE

AMOR POR SIEMPRE

¿Es posible –para una pareja de novios o de casados- amarse para siempre?

Sí, es posible. Pero tiene algunas condiciones.

Si se cumplen las condiciones, todo irá muy bien, durante las diferentes etapas y transformaciones de las vidas. Porque no se siente igual a los 30 que a los 60.

Sin embargo, quisiéramos que eso durara. ¿Pero qué tendríamos que hacer? ¿O cómo tendríamos que ser?

Ser pacientes.

Primero que todo: comprender.

Porque no esperemos que el cónyuge siga siempre igual, que no tenga sus caídas y levantadas, que por los años o las circunstancias algo cambie en su ser.

En esos momentos: esperar.

Si el ejército enemigo viene sobre el nuestro con ánimo de aplastarlo, la primera condición es mantenerse firme. Luego, si el enemigo no consigue su propósito retrocederá y nos dará la oportunidad de avanzar sobre él.

El “esperar” que hemos dicho es algo simple. Pero siendo tan simple, comprobamos que en la vida muchas veces nos dará la victoria.

Pero tiene algunas condiciones.

Algunas de estas son la calma, la perseverancia en la mansedumbre. Una mansedumbre sabia. Nunca rencorosa.

También es indispensable no dejar de querer, no dejar de amar. Si hice el compromiso de amar para toda la vida ¡no voy a permitir que nadie interrumpa mi decisión. Yo y sólo yo, soy el dueño de mis decisiones.

Pero: ¿y si todo va bien?

Si todo va bien no jubilarse, no anquilosarse. Sino progresar siempre.

Renovarse siempre. Rejuvenecerse siempre.

Mis padres se habían quedado sin plata. Pero era domingo. Y siempre salían. Pues esta vez: la salida más barata: visitar el zoológico, donde no se pagaba entrada. Los vi unos metros antes del ingreso. Y quedé asombrado y hasta consternado. Pues mi madre estaba bien vestida, elegante. No se pone uno así para visitar un zoológico. Y mi padre otro tanto: como si fuera a una fiesta. Nunca más en la vida aparté de mi memoria esa visión.

¿Y cuando uno se jubila y ya no tiene nada que hacer?

Mi padre tomaba tiempo para leerle novelas a mi madre, mientras ella tejía. Y no permitían que nadie los interrumpiera.

Un día los veo caminando, desde atrás. Mi madre, una reina de la belleza y del teatro, estaba gordita. Pero los vi caminado juntos y mi padre llevándola de la cintura (aunque ahora no la abarcara toda).

La vida tiene sus etapas. La gente sabia las sabe aprovechar. Los necios se quejan, se enfadan, discuten. Y no saben tomarle el gusto a esos sabrosos cambios que la vida y la naturaleza producen.

 

Osvaldo Cuadro Moreno

Escritor, conferencista internacional y especialista en familia y autoayuda.

 

2 Comments

  1. Pilar

    Excelente articulo

    1. Homini

      Gracias estimada Pilar. Nos alientas a seguir escribiendo más artículos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *