Blog

MIEDO

MIEDO

El miedo pertenece a la naturaleza del hombre. Cualquier ser vivo, si no tiene miedo, sucumbe. De modo que el miedo es una disposición valiosa.

El problema se presenta cuando el miedo se hace habitual, con causa o sin causa. Generalmente se transforma en ansiedad permanente.

Debemos cultivar un miedo sano. Y repeler los miedos indebidos. Esos miedos indebidos producen dos efectos permanentes: Primeramente nos ponen tensos, a la defensiva, ante cualquier situación, sin saber medirla, y valorarla. En el segundo caso se nos transforma en una tendencia, que ahí permanece, con causa o sin causa. Y que se hace una segunda forma de ser. Es lo que llamamos ansiedad viciosa (hay otra).

Lo mejor de todo es cultivar los debidos miedos, temores. De este modo distinguimos los temores sanos de los temores enfermizos.

El secreto está en ver, en ver la realidad. Usar el intelecto para ver. Que no se nos anticipen los sentimientos. Y que no actuemos siguiendo impulsos. Sino siempre dirigidos por la inteligencia, por el saber ver.

En el libro Cómo somos hoy, cuento el caso de Alejandro Magno, que enfrentó en batalla al emperador de Persia, que venía con un ejército inmenso y con un gigantesco bloque de elefantes, para destruir a Alejandro, que tenía  diez mil hombres, unos a caballo y otros a pie. Alejandro se detuvo, no se sometió al miedo. Lo guió la inteligencia. Por ella, sin dejarse asustar por esa poderosa fuerza, puso a los suyos en ángulo agudo, con el vértice en el elefante del emperador. Y así hasta él llegó. El emperador, para salvar la vida, huyó. Alejandro ocupó su lugar en el elefante y se declaró emperador de Persia y ahí empezó su dominio en Asia.

Los miedos son una advertencia. No son malos. Se convierten en negativos cuando ellos nos dominan y terminamos reaccionando por impulsos ciegos, sin antes ponernos a mirar, dando paso a la inteligencia. Alejandro Magno fue discípulo de Aristóteles.

 

Osvaldo Cuadro Moreno
Escritor, conferencista internacional y especialista en familia y autoayuda.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *