Blog

PADRE POR TERCERA VEZ – DESPUÉS DE LOS 40

PADRE POR TERCERA VEZ – DESPUÉS DE LOS 40

Ser padre por tercera vez después de los 40 años es para mí todo un desafío y la vez un placer. Para algunos puede significar una locura, sin embargo yo lo veo como parte del reto de ser padre. Hoy cuento con más herramientas (experiencias) en mi vida que cuando me casé a los 29 años. Además tengo en mi “CV familiar” haber criado –junto a mi esposa- a nuestras dos hijas, 12 y 8 años de edad, respectivamente.

¿Qué me animó a tener un tercer hijo después de los 40 años?

La respuesta es simple: el amor a la vida, el amor a mi familia y la fe en Dios. Cuando di la noticia a algunos amigos/familiares observé rostros de felicidad y otros de compasión. Lograba leer en sus labios la siguiente frase: “pobrecito, no sabe en lo que se ha metido”.

Cuando lo comentaba con algunos participantes de las escuelas de padres que brindo, desde hace más de tres años, en diversas instituciones educativas, observaba miradas de asombro. Era como que tenían parado al frente a un “expositor-kamikaze” en pleno vuelo de autodestrucción.

Ahora que mis tres hijos son una realidad puedo decir que la felicidad es mayor, y contra todo pronóstico sigo respirando junto a mi esposa. No tenemos nada de que arrepentirnos. Nuestros planes y proyectos personales siguen en marcha. Sentimos que hemos sido bendecidos y que tenemos una misión en la sociedad actual donde hay mucho egoísmo, individualismo y temor al compromiso con la familia.

Conversando con algunas parejas que he podido atender, he percibido que estas  priorizan en su agenda de vida temas materiales o económicos, antes que planificar tener más de un hijo. “Con uno basta y sobra”, dicen.

Cuando les propongo que se animen a darle un hermanito (a) a su hijo único me salen con comentarios como: “estoy abocado a mi maestría”, “tengo pensado viajar”, “primero voy a comprar mi 4×4”, “estoy endeudado”, “ya tenemos una mascota”, etc. Excusas y más excusas.

Estas parejas no saben el profundo daño emocional y social que le están ocasionando a su único heredero. En mi experiencia he observado que el triunfo en la vida pasa por saber trabajar en equipo, socializar con los demás, saber entrar en contacto con la gente, persuadir a otros, influir positivamente en un grupo, saber debatir, en buena cuenta vivir en sociedad. Todas esas alternativas me las enseñó la hermandad. Vengo de una familia de tres hermanos, vaya coincidencia.

Por ejemplo si una familia (papá, mamá y dos hijos mayores de siete años) deciden salir en el auto el fin de semana -aprovechando un feriado largo-, los padres les plantearán varias opciones de acuerdo a su presupuesto.

Si tuvieran un solo hijo no habría mucho que debatir o analizar. En cambio con dos hijos, se formaría una mayoría que buscaría convencer a la otra parte si es que estuviera en desacuerdo. A ese momento especial yo le llamo…“referéndum familiar”. De esa manera todos ponemos en práctica la democracia.

Tener una familia numerosa hoy en día, refuerza la unión y el liderazgo de los padres, que luego será transmitido a los hijos. Recuerda esto: “nadie puede dirigir a los demás con seguridad y firmeza, sino aprendió antes a obedecer”.

Tener tres hijos, me compromete, -como padre- a enseñarles a compartir. Desde ropa, juguetes, calzado, pasando por comida, loncheras y habitación. Sin duda alguna tener una familia grande te enseña a romper con los egoísmos y personalismos.

Un niño que desde temprana edad aprende a compartir con sus hermanos será un hombre  preparado para trabajar en equipo con una visión más amplia de la vida. A eso le llamo triunfar en la vida.

Si tú eres padre o madre de un hijo único y estás leyendo este artículo podrías considerar en darte la oportunidad de trascender en la vida de otra manera. Que tu legado no quede solo una persona. Es momento de conversar con tu pareja y evaluar ampliar la familia para el 2019.

Cuando promueves vida, nada ni nadie se interpone en tu camino. Tener más de un hijo en este tiempo no significa que seas irresponsable, por el contrario demuestra amor y confianza en ti mismo, en tu pareja y en tu familia. ¡Date una nueva oportunidad!

 

Lic. Abraham Rojas Canales

Conferencista de Homini – Orientador Familiar – Comunicador Social

Fuente: Rojas Canales, Abraham. “Padre por tercera vez. Después de los 40…”, en: Vivir Bien, Nº 209 (82)

   

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *