Blog

SU ACTITUD, UNA DECISIÓN

SU ACTITUD, UNA DECISIÓN

Mg. Juan C. Romero T.

Conferencista de Homini

El psicólogo y filósofo William James, dijo: «El descubrimiento más importante de mi generación es que las personas pueden alterar su vida si cambian la actitud de su mente». Las decisiones que hasta ahora usted ha tomado han sido el resultado de su actitud. Su actitud determina sus acciones, y sus acciones determinan sus logros. Le guste o no pensar al respecto, la persona que usted es y el lugar que ocupa hoy son el resultado de su actitud.

Cuando usted nace, todo está fuera de su control. No eligió sus padres biológicos, cuándo y dónde nacer ni las demás circunstancias. Pero a medida que creció, comenzó a tomar decisiones, y a hacerse responsable por lo que ocurría en su vida. En la adolescencia, se multiplicó el número de decisiones que debía tomar, y para el final de la segunda década de su vida, las decisiones eran totalmente suyas, lo quiera reconocer o no. Ahora mismo, si tiene más de veintiún años, usted es completamente responsable de sus decisiones y de su actitud.

Leí una divertida anécdota del presidente Lincoln que muestra la relación entre nuestras decisiones y su efecto sobre quienes somos. Un consejero de Lincoln le recomendó a una persona para un cargo en su gabinete, pero Lincoln rechazó la sugerencia.

—No me gusta la cara de ese hombre—dijo.

—Pero, señor—dijo el consejero—él no puede ser responsable por su cara.

—Todo hombre de más de cuarenta años es responsable por su cara—fue la respuesta de Lincoln.

Lo que usted es y cómo piensa se puede leer en su rostro. Cuando se mira al espejo y ve una expresión amarga, está viendo la expresión exterior de su actitud.

La mayoría de las personas con malas actitudes normalmente señalan algo fuera de sí mismos para explicar su problema. Pero usted no puede culpar a nada ni a nadie por su actitud, esa responsabilidad es solo suya. No es lo que le ocurre a usted, sino lo que ocurre en usted lo que cuenta. Su actitud no está basada en:

  • Las circunstancias: Quizás no pueda controlar lo que le ocurre, pero usted es completamente responsable por la reacción ante lo que le ocurre.
  • La crianza: El pasado ya se fue y está fuera de su control. Usted es responsable de no dejar que lo controle en el presente.
  • Las limitaciones: Dado que todos enfrentamos limitaciones de alguna especie—falta de talento, limitaciones de dinero, pocas oportunidades, apariencia pobre—usted necesita aprender a vivir con ellas. Sus limitaciones deben ser directrices, no señales de parar. Deben dirigir y guiar su camino en el viaje, pero no impedírselo.
  • Los otros: Nadie sino usted es responsable de las decisiones que toma hoy. Puede haber sido dañado o sometido a abusos en el pasado, pero a usted le corresponde vencer esas heridas—como lo haría con una física—y pasar adelante.

La verdad es que cualquiera, no importa cuán buenas sean las circunstancias, puede encontrar una razón para tener una actitud negativa. Y cualquier, no importa cuán malas sean las circunstancias, puede encontrar la manera de mantener una buena actitud.

Uno de los descubrimientos más grandes que puede hacer es que puede cambiar. No importa dónde estaba ayer o cuan negativas hayan sido sus actitudes en el pasado, puede ser más positivo hoy. Eso marca una diferencia increíble en su potencial y en su vida.

Hasta pronto.

Mg. Juan C. Romero T.


Datos del Autor:

Juan C. Romero T.

Conferencista de Homini

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *